MASCOTA: LA FORMA CORRECTA PARA BAÑAR UN PERRO

Sharing is caring!

 


Llegó la hora del baño!
Existen dos puntos importantes a considerar cuando bañas a tu perro: cómo hacerlo y con qué frecuencia.

¿Con qué frecuencia debo bañarlo?

La respuesta al segundo factor es “no con demasiada frecuencia”. El pelaje de un perro necesita aceites que se producen en la piel para permanecer suave y sedoso y prevenir quebrarse o dañarse. Si bañas a tu perro muy a menudo (todas las semanas, por ejemplo), eliminarás estos aceites esenciales.

Como regla general sólo baña a tu perro cuando esté evidentemente sucio o huela realmente mal. De todas formas, no debe transcurrir demasiado tiempo ya que a algunos perros se les enredará o enmarañará el pelo. Cepillar periódicamente el pelaje entre baño y baño puede solucionar este problema. La cantidad ideal de tiempo entre los baños varia según el perro y también depende del clima y del momento del año.

¿Cómo debo bañarlo?

Hazlo divertido. Felicita a tu perro con frecuencia. Comienza mientras él es cachorro así se siente cómodo.
Escoge un lugar apropiado según el tamaño de tu perro y al momento del año. El fregadero o un lavabo son de utilidad para cachorros y perros pequeños. Los perros grandes necesitan una tina de baño. Si afuera hace calor, puedes considerar el uso de una piscina inflable para niños o una manguera.
Coloca una alfombrilla de goma en el piso de la tina de la cual tu perro se pueda sujetar, esto lo ayudará a sentirse más seguro.
Reúne todas las cosas que se necesiten antes de comenzar: champú, toallas, posiblemente un balde. Una vez que comienzas el baño no debes dejar a tu perro solo, puede escaparse y deberás perseguirlo!
Utiliza agua tibia y champú. Utiliza un champú especialmente formulado para perros; si fuese posible, uno que no irrite los ojos.
La última parte del cuerpo de tu perro que mojes debe ser su cabeza ya que esto minimizará sus ganas de sacudirse.
Enjuaga bien. El exceso de jabón sobre la piel o el pelaje puede causar irritación produciendo escamas y molestias que pican. La irritación en la piel también puede ocasionarse por baños demasiado frecuentes.
En el momento de enjuagar, debes tener cuidado de que no entre agua en los ojos o los oídos del perro.
Después de un enjuague minucioso, seca al perro con la toalla. Durante el clima frío, mantén a tu perro adentro del hogar hasta que esté seco. Puedes acelerar el proceso utilizando un secador de pelo con aire tibio o frío, no caliente.

READ  MASCOTA: CAUSA POR LA QUE LOS PERRO EMANAN OLOR DESAGRADABLE

Los perros adoran sacudirse bien para eliminar el exceso de agua. La sacudida comienza en la cabeza y se desplaza por el cuerpo finalizando en la cola. Cúbrelo con una toalla inmediatamente después del baño y evitarás mucha agua en las paredes.

El baño también es una buena oportunidad para controlar la piel y el cuerpo de tu perro y ver si hay algo fuera de lo común. Palpa todo su cuerpo en busca de bultos o áreas ásperas. Comunícate con tu veterinario si descubres algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *